Blog de Elsa

Blog personal

Noticias y comentarios personales

Un nuevo comienzo

Escrito por Elsa 15-03-2015 en mañana. Comentarios (0)

Era una mañana fresca de mayo, abrió los ojos con el cantar de las aves,

Se sentía libre y renovada,

Por primera vez después de muchos años, su alma estaba liviana.

Los últimos años, los últimos meses la habían dejado exhausta.

Finalmente esa relación, aquella que la consumía por dentro, había terminado.

No había arrepentimientos, no existía dolor, no había lugar para la pena.

Era una mañana fresca de mayo y ella, Lucia; se sentía feliz.

En su cerebro solo habían ideas de miles de proyectos, aquellos que habían estado dormidos todo este tiempo.

En su corazón solo la esperanza de que todo iba a salir bien.

Sentía que estaba volviendo a nacer.

Atrás quedaban las lágrimas interminables,

Atrás quedaban los desplantes de terceros,

Atrás quedaba toda esa carga que había llevado en silencio durante varios años.

Era una mañana fresca de mayo, y ella se sentía feliz.


Solo por placer

Escrito por Elsa 14-11-2014 en placer. Comentarios (0)

Eran las 10 de la noche, una noche nublada y muy fría, una noche del mes de Agosto. El caminaba por las calles desiertas y llenas de silencio. Fumaba un cigarro – no lo había hecho durante años – pero el frio era tan intenso esta vez que le provoco fumar uno.

Estaba desesperado, solo caminaba sin dirección alguna pensando en que podría hacer con ese sentimiento de remordimiento que enfriaba cada célula de su cuerpo y hacia que su presión sanguínea suba hasta estar a punto de estallar, su corazón se sentía estrujado por un puño y el frio de la noche se mezclaba con el frio de sus miedos.

Se lo había prometido otras veces, se juró a si mismo nunca más hacerlo, pero era débil frente a esa situación y regresaba, regresaba y lo hacía con gusto, lo disfrutaba, disfrutaba cada momento, cada segundo era un segundo de placer, sabía que estaba enfermo, sabía que no era normal pero no podía controlarlo, en el fondo sabía que lo volvería a hacer una y otra vez.

Otras veces había escondido los cadáveres con mucha astucia, tuvo éxito, o tal vez suerte pero nunca los habían encontrado. Esta vez era distinto, esta vez sabía que no todo sería tan sencillo. Estaba en la ciudad, perdió el control y esta vez tenía un cuerpo que le pertenecía a alguien conocido por todos, sabía que en cualquier momento todo podría salir a la luz.

 Caminaba y maldecía mil veces el no poder controlar esas ansias de matar a alguien, pero al recordar paso a paso como lo había hecho, el gesto de cólera en su rostro cambiaba por uno de placer y esbozaba una sonrisa.

Era ya la media noche y………..


¿Morir decentemente?

Escrito por Elsa 04-11-2014 en morir. Comentarios (0)

Después de haber sido testigo de dos casos cercanos a mí -mi padre y mi suegro- estoy convencida de buscar legalmente el camino a la eutanasia si se me diagnosticara una enfermedad incurable y muy avanzada que garantice el deterioro de mis capacidades físicas y psicológicas.

Recuerdo con tristeza el diagnostico de parkinson demencial para mi padre-no sé si exista o no esa enfermedad – pero fue lo que un neurólogo en un hospital nos dijo al ver una tomografía con contraste. Fríamente comunicó- a mi padre y a mí – tu papá se va a volver loco y no podrá  hablar, ni moverse, ni comer; no hay tratamiento para esto, sin embargo le voy a dar unas pastillas para ver como va, pero recuerda la enfermedad lo va a matar.

Yo quede en shock y mi pobre padre aún más, estábamos solos y teníamos que enfrentar lo que se nos venía- no nos quedaba de otra.

Con muy poco presupuesto para poder comprar las pastillas recetadas, hicimos un esfuerzo y comenzamos el tratamiento, desafortunadamente no funciono, y el deterioro comenzó a notarse, nuestra impotencia al ver que no podíamos hacer nada, me llevó a experimentar miedos que jamás creí encarar.

Pasaron tres duros y largos años, en donde pude ser testigo del voraz avance de la enfermedad de mi padre, se le fueron los movimientos, luego el habla, luego el poder comer y así sucesivamente fue perdiendo otras capacidades  hasta quedar postrado.

Tal vez estas imágenes aún permanecen  en mi memoria y hacen que me  cuestione ¿por qué nuestro afán de aferrar a nuestros seres queridos a la vida?, cuando sabemos que esto es solo un episodio doloroso para todos.

Leyendo  un libro de filosofía me entere de que así como existe el “derecho a la vida” también existe “el derecho a la muerte”. Somos libres de elegir una  muerte digna y poco dolorosa en donde aun estando con nuestros sentidos y nuestras capacidades en buenas condiciones, podemos decidir el  tomar unas pastillas y acortar el proceso de sufrimiento tratando de curar lo incurable.

Con esto obviamente no cuestiono la infinidad de tratamientos que nos permiten curar y/o mantener una enfermedad en un estadio en el que tenemos garantizada la calidad de vida por muchos años; pero si cuestiono y rechazo esos últimos días, en que la medicina  hace hasta lo último para poder extender  la vida de un ser humano postrado, recibiendo pinchazos por todos lados sin poder siquiera expresar su acuerdo o desacuerdo  con el sufrimiento al cual se le expone. Tal vez el egoísmo natural que poseemos de no aceptar una perdida nos lleva a  obligarlos a luchar hasta el final, pero no de forma natural sino usando el pseudo beneficio de la medicina.


Realidad oculta

Escrito por Elsa 29-09-2014 en realidad oculta. Comentarios (0)

Ella vivía alejada de toda  realidad,

Había creado un mundo lleno de fantasías

La medicación hacia que su sufrimiento sea más leve

Los químicos engañaban su corazón y sus pensamientos.

Estaba resignada a vivir así

Resignada a disfrazar su dolor y su tristeza.

Que amargos recuerdos estarían guardados en su ser

Que prefería esconderlos u olvidarlos para detener el sufrimiento.

Mostraba a diario una sonrisa natural

Una sonrisa que escondía los más desgarrantes sufrimientos

Su alma ya estaba muerta

Sin ninguna esperanza

Sin un sentimiento natural

En lo más profundo de su ser

Escondía lo oscuro, lo macabro, lo doloroso

Había creado un mundo lleno de fantasías

Y vivía alejada de toda realidad….


No todo es lo que parece FINAL

Escrito por Elsa 24-08-2014 en alexa. Comentarios (0)

El corazón de Alexa se hizo añicos, no podía creerlo, no podía hablar, estaba en shock......

Decidió colgar y lloró, lloró, pidió permiso en el trabajo y se fue a su casa, lloró el día entero; lloro hasta no tener más lágrimas.

Acabo el día, llegó la noche; llego un día nuevo y con ese día, una nueva Alexa, cada lagrima que boto el día anterior fue un recuerdo que dejó ir, una parte de Joaquin que dejaba en el pasado.

Solo el destino sabía que el regresaría meses más adelante arrepentido; ya era tarde, en su corazón no había nada, ni pena, ni recuerdos, ni cólera…ella lo había olvidado.

Alexa había decidido no volver a amar nunca más, nunca más entregar su corazón, nunca más exponerse a que le hagan daño y así fue, con el tiempo fue construyendo una armadura protectora para su corazón.

Era ya adulta, vivía para trabajar, había madurado sola. Salía con el que ahora era su esposo, aquel hombre que conocería en su trabajo, no lo amaba, se había jurado nunca más amar a alguien y así lo hacía.

Él era bueno, la adoraba, la engreía, eso la hacía sentirse bien, bien mas no lo amaba.

Era hora de volver al presente, un beso en la mejilla la hizo reaccionar, era Alejandro, su esposo, su fiel y devoto esposo, con el cual ya había compartido 15 años de su vida y con el cual tenía sus tres hijos.

Ella le sonrió, para todo el mundo su vida era perfecta, tres hijos sanos, ella una mujer trabajadora y madre ejemplar, él un padre responsable y perdidamente enamorado de ella.

Se retiraban ya de la reunión, se iba la pareja perfecta, pero para ella, para ella y para su corazón siempre estaría la frase que se repetía cada mañana al despertar “no todo es lo que parece”

FIN